//Crean aplicaciones que permiten reconocer problemas y salvar vidas

Crean aplicaciones que permiten reconocer problemas y salvar vidas

Genios. Con apoyo de San Marcos, July Mayta desarrolló una app que registra reacciones adversas de medicamentos. Otros alumnos logran herramienta que alerta accidentes en minas.

July Mayta tenía 15 años cuando enfermó de una infección estomacal. Los médicos le recetaron un antibiótico, pero comenzó a presentar reacciones adversas al medicamento que la llevaron a ser hospitalizada de emergencia. Este hecho impulsó que, años más tarde, con el apoyo de la “1551 Incubadora de Empresas Innovadoras de San Marcos“, creara una aplicación que contribuye con la salud de los peruanos.

“Era desconcertante saber que lo que debería aliviarme, me causaba daño. Pero, ¿qué pasa con las reacciones adversas que presentan los pacientes? ¿Los médicos la reportan a las autoridades?”, se preguntó July, quien hoy es egresada de la carrera de Farmacia y Bioquímica de San Marcos.

La respuesta era “no”, pues descubrió que no todos los médicos reportaban estos hechos, ya sea por falta de tiempo o por desconocimiento.

Fue así como en el 2017 surgió “Signify“, un aplicativo móvil que registra información sobre las reacciones incompatibles de los pacientes a los fármacos, asumiendo la vigilancia sanitaria. Además, agiliza y gestiona el reporte de información de farmacovigilancia, lo cual es enviado desde cada centro de salud al área correspondiente de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid).

“La app permite a cualquier especialista de la salud reportar de una manera más rápida y sencilla los eventos adversos de los que tengan conocimiento, de manera que la persona responsable de farmacovigilancia y tecnovigilancia de su institución los reciba en tiempo real”, explica.

Así, con el respaldo de la incubadora sanmarquina, July y sus compañeros lograron crear ‘Conkomerco’. Además, la aplicación ya es distribuida a los hospitales de manera gratuita, así como con un costo a las industrias farmacéuticas y clínicas del país.

Lea la nota completa en el diario La República: