/Delegación sanfernandina visita la UNAM para diseño de Reforma Curricular 2018

Delegación sanfernandina visita la UNAM para diseño de Reforma Curricular 2018

dav

Con la finalidad de conocer la realidad académica y organizativa de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una delegación de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), conformada por docentes y estudiantes, encabezada por el doctor Carlos Saavedra, presidente de la Comisión Permanente de Evaluación Curricular y Coordinación Académica de esta facultad, realizó una importante visita a la citada casa superior de estudios norteamericana, los días 7, 8 y 9 de agosto; experiencia que servirá para su diseño de Reforma Curricular 2018.

La delegación sanfernandina, que fue recibida por el director de la Facultad de Medicina de la UNAM, doctor Germán Fajardo Dolci, acompañado de la secretaria general, doctora Irene Durante Montiel, quienes, bajo la coordinación del profesor Javier Santa Cruz, presentaron la disposición organizativa de su facultad, la cual ofrece 5 carreras: Investigación Biomédica, Ciencia Forense, Fisioterapia, Neurociencias y Medicina.

Además, cuenta con más de 11 000 estudiantes de pregrado, 78 especializaciones médicas con 10 500 alumnos de residentado, y el total de estudiantes de maestrías y doctorados suman 300. Asimismo, en la parte organizativa, tiene 2 órganos de línea importantes: la Secretaría General de Pregrado y Servicios Complementarios, y la Unidad de Posgrado, la cual contiene la Sección de Educación Continua y de Segunda Especialización.

Sobre la carrera médica, cuyo pregrado está compuesto con 14 departamentos académicos, existen 4 fases: Ciencias Básicas, Clínica, Internado y Servicio Social; fundadas en 3 ejes de enseñanza: Biomédica, Clínica y Sociomédica.

De igual modo, los departamentos académicos se organizan en 3 coordinaciones: de enseñanza, de investigación y de evaluación. También existe un departamento de integración que regula 2 cursos, de integración básica-clínica, que se dicta en la fase 1, y de integración clínica-básica, en la fase 2 de la carrera. Todo ello permite reducir la brecha de conocimientos entre ciencias básicas y clínica, utilizando la metodología de simulación con estudio de casos clínicos ABP.

Lea la nota completa en San Marcos al Día: